Cuestión de realidad

Image

Es a veces un poco irresponsable juzgar a quienes valoran las situaciones del país basados en la reproducción que hacen los medios de comunicación de la realidad. Claro, es irresponsable también no hacer un mínimo esfuerzo por contrastar las posibilidades informativas de un mismo tema, pero hay que enfrentarlo: en Colombia se desayunan, se almuerzan y se cenan verdades incompletas.

Recuerdo bien las clases de prensa escrita, cuando los profesores tachaban las entregas que juiciosos hacíamos en papel bond, luego de pasar horas esperando que el protagonista de nuestra noticia tuviera la caridad de darnos una entrevista. Éramos entusiastas, valientes, hacíamos el mejor esfuerzo y sufríamos de vergüenza infinita cuando al leer en voz alta nuestro mejor reportaje, éste recibía críticas despiadadas por la forma o el contenido. Parece que muchos periodistas olvidaron aquellos tiempos.

Tal vez sea la rutina, que se ha robado la posibilidad de consultar todos los ángulos de un mismo hecho, o que el afán de pertenecer a un medio o al otro han vedado la capacidad de discernimiento por hacer saber la verdad, o quizá es simple falta de ética y entusiasmo por el oficio. Pero cuando prendo ocasionalmente la tele o escucho radio, siento una profunda insatisfacción por la manera en la que nos dosifican la cotidianidad en Colombia.

Quisiera leer artículos bien escritos, al menos bien pensados. Que los reporteros se esforzaran un poco por hacer planos más dicientes. Que los entrevistadores preguntaran sin trampa a sus entrevistados. Un periodismo sin afán de premio, y con afán de congruencia.

Quisiera también audiencias más activas, que evitaran destrozarse en los foros de opinión o en redes sociales, que dialogaran desde el sano debate, que no deglutieran la tragedia con el postre de farándula, que en el bus y en la peluquería cuestionaran la veracidad de las imágenes y los discursos. Que dudaran, que de vez en cuando cambiaran de canal o mejor aun, que apagaran los medios y empezaran a entrevistarse entre ellos, como un ejercicio de acercamiento a lo que realmente pasa.

Y es que ser periodista es una gran responsabilidad, pero es aun mayor ser ciudadano. Así que siendo la realidad tan diversa, tan rica, tan indigerible para algunos y tan enlatada para otros, debemos tomar partido en escuchar varias voces, en navegar inquietos el mar de la información, en comprometernos con no ser simples parlantes que repiten el libreto mal escrito de algún perezoso que estaba de afán redactando la primera plana.

Anuncios

4 comentarios sobre “Cuestión de realidad

  1. Me atrapaste con tu forma simple y profunda de describir un hecho que a tantos nos inquieta… Soy una seguidora más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s