No, no y sí

5 de octubre de 1988. Tenía dos años y dos días, estaba a  3 semanas de mudarme de ciudad y ni lo sabía, y sin embargo lo importante era el hecho histórico en curso: Chile realizaba un plebiscito para decidir si Augusto Pinochet seguía en el poder o no. 24 años después  Pablo Larraín dirigiría la película que cuenta la estrategia comunicativa detrás del NO, opción que abrió espacio a la democracia luego 16 años de dictadura militar.

Nuevamente decepcionaré a quienes se han quedado para leer sobre los aspectos técnicos de la cinta, o para conocer el recorrido que ha tenido, la nominación a diferentes premios, etcétera.  Esta entrada pretende centrarse en el personaje de Gael García quien encarna a René Saavedra el creativo que  lidera lo que en principio se concibe como un plan de comunicación, pero que después se convierte en un movimiento social.

Los que vivimos de crear mensajes, campañas, hacer folletos, editar videos, escribir guiones, tomar fotos, hacer entrevistas, sabemos que no es un ejercicio fácil, no somos ni tan artistas ni tan científicos, si les va bien nos miran de reojo, si les va mal pagamos los platos rotos, pero hay una sola cosa cierta, es un trabajo que requiere pasión y entrega, por eso quiero compartirles algunas observaciones personales sobre el protagonista de No y la profesión de comunicar. Aclaro que más allá de considerar al personaje (por demás ficticio, basado en una obra de teatro) como ejemplo, mi intención es traer las reflexiones que llegaron a mí después de ver la película.

– Hay que comprometerse: la comunicación exige compromiso. No es como quitarse las botas al llegar de la casa y dejar de ser el ingeniero que se es en la obra. Es un oficio de tiempo completo, sorprende en medio de una cena, fastidia los horarios, aplaza las citas, pero es la única manera de hacerlo.

– No existe fórmula: los estrategas del No estaban estigmatizados, eran seguidos por la inteligencia militar, contaban con muy poco presupuesto, tenían una franja incipiente en televisión nacional, y se reunían en secreto. Hacían algo que nadie había hecho antes, usaban un poco de publicidad, un poco de política, mucho arte, pero era todo orgánico. La comunicación requiere pensarse una y otra vez, el camino se va descubriendo a medida que se anda, a veces hay que devolverse, dar una vuelta, trazar un nuevo plan. Nunca es una ruta plana y simple.

– Hay que ser íntegros: el trabajo puede cobrarse por una fortuna o hacerse de buena fe (como Saavedra). Pero la única manera de que sea satisfactorio es ser éticos en la construcción del mismo. Algo escaso en el medio, sí, pero los profesionales de la comunicación tenemos una responsabilidad ineludible al informar, educar y entretener, por lo cual lo que hacemos nos define como seres humanos.

– La comunicación es una herramienta de transformación: transgredir un paradigma político, económico y social en medio de una dictadura era una tarea casi imposible, pero a través de mensajes y productos comunicativos el equipo del No logró convencer a los chilenos de dos cosas muy importantes; la primera salir a votar, la segunda hacerlo a favor de un modelo esperanzador, pero que rompía todos los esquemas de una época. Comunicar es un acto político en sí mismo, y el comunicador es por tanto un ciudadano capaz de construir nuevas realidades.

– Creer: la verdadera comunicación solo es posible cuando quien comunica cree plenamente en su mensaje.  Para hacer buenas estrategias y que estas tengan éxito es imprescindible identificarse con la causa, vivirla, entenderla y defenderla dentro y fuera de la oficina. El comunicador es el embajador de la realidad que presenta, él más que nadie la estudiado y reconocido. García interpreta un exiliado que ha vuelto a su país luego de 8 años en el exterior, mientras que la junta militar contrató un argentino para hacer su publicidad. En la comunicación como en la vida hay que ser emotivos y apasionados, el estómago fuerte es de los médicos y los abogados.

– La satisfacción es personal: los premios, los galardones, el sentimiento de ganar…es lo último por lo que se levanta en las mañanas el comunicador. El trabajo puede ser o no reconocido, pero hay que hacerlo de la mejor manera, porque solo así habrá quedado claro el punto que queremos dar a conocer, porque es la forma última de expresarnos, es lo que el cuadro para el pintor, nuestra obra de arte es encontrar las palabras precisas, la imagen perfecta, el sonido claro.

– Ser positivo: hay maneras amables de sobre llevar la realidad y también de contarla. Eso por supuesto requiere mayor creatividad, mayor arrojo y una mente abierta. Los estrategas del No (qué más negativo de esta expresión) apostaron a abanderar la alegría, con muchos detractores que se sintieron que el dolor de las víctimas quedaba impune, pero que después comprendieron que en un mundo de posibilidades infinitas, mejor apostar a posibilidades felices, compartidas, diversas.

Anuncios

3 comentarios sobre “No, no y sí

  1. Me parece una excelente síntesis sobre tu profesión utilizando muy hábilmente una excelente cinta donde se elogia el trabajo de los buenos comunicadores.

    Ahora bien, los valores que citas en tu argumento (positivismo, integridad, compromiso, satisfacción personal, etc) son transversales a cualquier profesión u oficio que se desarrolle desde el corazón, donde se ame lo que se hace, donde se entregue totalmente cuerpo y alma por la pasión que despierta el realizar lo que nos apasiona. Por ende sin ser comunicador, publicista, periodista u otro tipo de profesional a fin, disfrute mucho la cinta y me sentí identificado con ella, tanto como me identifico con tu excelente reflexión sobre la misma.

    Exitos… Ricardo.

  2. Pues después de ver todas las cosas que afloraron en vos a través de esta película, me muero por verla!!!. Me identifico totalmente con todos los aspectos que planteaste y paradójica mente no me identifico con el común de los profesionales en las áreas que mencionas, siento que van en sentido contrario. Que felicidad saber que no soy la única que piensa de esa manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s