Un año que viene y otro que se va

Imagino, sin temor a equivocarme, que los noticieros nacionales se han empeñado en poner a sus reporteros a sacar refritos sobre cifras irrisorias, personalidades que dejaron el mundo terrenal, líneas de tiempo de procesos que apenas se están viviendo, y cuanto aspecto de 2013 es posible volver recuento. Y así estarán haciendo muchos, repartiendo las ganancias y las pérdidas a lado y lado de la balanza, para resolver si este año sí cumplieron las promesas del pasado 31 de diciembre, o si una vez más las probabilidades se quedaron esperándolos.

Sigue leyendo