Un año que viene y otro que se va

Imagino, sin temor a equivocarme, que los noticieros nacionales se han empeñado en poner a sus reporteros a sacar refritos sobre cifras irrisorias, personalidades que dejaron el mundo terrenal, líneas de tiempo de procesos que apenas se están viviendo, y cuanto aspecto de 2013 es posible volver recuento. Y así estarán haciendo muchos, repartiendo las ganancias y las pérdidas a lado y lado de la balanza, para resolver si este año sí cumplieron las promesas del pasado 31 de diciembre, o si una vez más las probabilidades se quedaron esperándolos.

En todo caso, saber que el próximo miércoles no se acaba nada y aun así festejarlo, representa el poder que necesitamos creer que tenemos para cambiar las cosas. Es tierna la idea de sembrar propósitos, trazar metas, pensar bonito; sin embargo trascender la sencillez de creer y empezar a crear, es el reto que abarca nuestra existencia.

Desde la vida cotidiana, hasta el ejercicio necesario de pensarnos un país que viva diferente, requiere destacado arrojo y profundo optimismo. Pero para 2014 propongo pensar que las cosas no se hacen solas, es necesario sacudirse la flojera, agarrar fuerza, y empezar a dar los saltos que tengan que darse. Tiene que volvernos la sensatez al cuerpo, para el próximo año integrarnos con la realidad y agenciar el cambio que tanto exigimos, mientras nos adueñamos arbitrariamente del carril, aceptamos el puesto que nos ofrece un político, y saltamos de la dicha al poder asistir a un concierto cuya boleta cuesta lo que equivale a un salario mínimo.

Entonces, que lo que venga en los siguientes 365 días, sea lo que en la justa medida de nuestro trabajo nos sea concedido. Ojalá el criterio nos acompañe en los procesos políticos y sociales que como colombianos nos esperan. Y ojalá, también, cuando este tiempo nos vuelva alcanzar, hayamos hecho lo suficiente para ser de los que van alegres y no de los que van llorando.

Felices fiestas.
Próspero 2014.

Anuncios

Acerca de Nadyum

Comunicadora Social, me gustan las historias, y la gente que mueve las manos cuando habla. Creo en un mundo mejor. Estoy en (de)construcción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s