El caos y la esperanza

Hay quienes piensan que lo opuesto al caos es el orden. Yo creo, sin embargo, que aquello que es capaz de imaginar, construir, proponer y resarcir es la esperanza.

Valor escaso para estos tiempos donde la mañana supone una estela de quejas que duran a lo máximo tres días de Hashtags y conversaciones casuales, seguidas de la indignación hacia quienes no se indignan por lo mismo que uno, y que finaliza sucedida por un tema álgido que alguien escoge y con suerte vuelve tendencia.

Sigue leyendo